Estrategias aptas para bajar de peso

Hay pasos fáciles de incluir en nuestras rutinas diarias que pueden ayudarnos en nuestras dietas para adelgazar, son considerados por los expertos en nutrición como pequeños detalles que si funcionan a la hora de perder peso. Veamos algunos:

1. Por ningún motivo comas cuando: leas o trabajas en tu escritorio, veas la televisión o hables por teléfono. Si lo haces, así comerás mas de lo debido y no sentirás gusto por la comida, lo que te dejará insatisfecha y te forzará a comer más.

2. Mastica chicle de canela. Su sabor es más estimulante que el de los chicles de menta o de frutas, y te mantendrá el apetito controlado mayor tiempo.

3. Tenga mucho cuidado con lo que comes; por ejemplo, el bombón que te regalan, las galletas que te ofrecen tus compañeros en la oficina, las palomitas de maíz que comes en el cine. Si al final del día sumas todo esto, habrás comido más calorías de las que pensabas.

4. Reemplaza los alimentos de mucha grasa por los de poca, como en el caso de la margarina, la leche, etc. También, cuando te sea posible, sustituye el aceite de freír por caldo de pollo desgrasado, que le da buen sabor a las comidas de vegetales, a los guisos, y otros.

5 Cuando llegues a tu casa del trabajo, no entres a la cocina hasta pasados unos 20 minutos. Esto te evitará comer impulsada por el estrés o el cansancio.

6. Sea creativa. Tenga en casa un recipiente hondo lleno de frutas, como papayas, mangos, kiwis, etc., que no sólo son vistosas por sus colores, sino apetitosas. Esta estrategia te evitará comer dulces, galletas o cualquier bocadillo que te engorde.

7. No comas antes de irte a dormir. Si has cenado bien y consumes bocadillos altos en calorías antes de acostarte, subirás de peso, no porque comer a esa hora te engorde, sino porque consumirás calorías excesivas y no harás ejercicios después para quemarlas.

8. Guarda en varios recipientes pequeños la comida que te sobre. Así, consumirás menos cuando vuelvas a comerla. Si la guardas en recipientes grandes, tendrás la tentación de devorar porciones mayores.

9. No ordenes platos ricos en calorías en los restaurantes. Si lo haces, divídelos con otra persona en la mesa o, sencillamente, cómete la mitad. Consume mucha ensalada con buenos condimentos.

10. Acostúmbrate a comer algo ligero cada dos horas. Esta estrategia te mantendrá el estómago entretenido y te ayudará sicológicamente a no querer darte banquetes el resto del día.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *