Que hacer para no volver a engordar

Las malas costumbres hacen que después de haber perdido algunos kilos de más se vuelvan a recuperar, lo que hace que nos preocupemos y critiquemos sin razón el método que utilizamos para estar en forma. Aprende qué debes hacer para no volver a engordar, después del esfuerzo que implica bajar de peso.

La saciedad estomacal

Las paredes del estómago tienen receptores que le avisan al sistema nervioso central cuando este órgano está lleno. Este sistema estimula la desaparición del hambre. Esto se denomina el reflejo de la saciedad.

Para que este mecanismo actúe, debe darse determinada tensión en las paredes estomacales. Si el estómago es muy grande, necesitará que entren muchos alimentos para llegar a la presión que genera el reflejo de saciedad. Si el estómago es pequeño, las paredes sufrirán la suficiente distensión con poca comida para inducir la saciedad.

Las personas que se encuentran estresadas comen tan rápido que no dan tiempo a que se dispare el reflejo de saciedad y cuando éste se inicia, su estómago está rebosante.

Para evitar esto, debes comer despacio, masticar bien, tomar comidas fáciles de digerir y evitar el estrés y las bebidas gaseosas que agrandan las paredes estomacales. Además, debes comer a las mismas horas.

Evita la retención de liquidos

Una deficiente eliminación renal, supone retención de líquidos. Las toxinas se acumulan en los tejidos y las células adiposas se expanden. El espacio que ocupa el agua, al final lo llena la grasa.

La retención de agua se debe al consumo exagerado de sal, si tienes una vida sedentaria y trabajas muchas horas sentada y si, además, sufres de estrés. Estos factores educan negativamente a los riñones, hasta que el reflejo de micción se inhibe.

Para mejorar la eliminación renal, come con poca sal, toma 2 ó 3 litros de agua y procurar orinar cada 2 ó 3 horas, desde que te levantes.

Normaliza la actividad de los intestinos

El tránsito intestinal es decisivo; según la rapidez con que los alimentos pasan por el intestino delgado, será la absorción: si es muy lenta, la absorción de los alimentos es muy completa y el aporte calórico será mayor.

Despreciar el desayuno y el hábito de picar entre comidas hacen que todo el día haya alimentos en el estómago, de esa forma llegan continuamente señales al colon, que finalmente deja de trabajar, y se produce el estreñimiento.

Para reeducar el intestino, mastica bien los alimentos, bebe bastante agua e incorpora comidas ricas en fibra, como verduras y legumbres, a tu dieta.

Controla tu cerebro

De acuerdo algunos expertos, el principal órgano digestivo es el cerebro.  Los hábitos alimenticios nocivos se deben superar e insistir hasta cambiarlos.

Busca la variedad, y huye de las dietas monótonas. Evita comer demasiado y evita el picoteo continúo. También es importante que al alimentarte estés sentada, que mastiques y saborees la comida, con tiempo y en un ambiente tranquilo.

One comment

  1. que tonteria

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *