La dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica – Según su creador George Ohsawa, con este tipo de alimentación se consigue armonizar el organismo, consiguiendo primero el equilibrio físico para llegar a la plenitud mental y alcanzando, de esta manera, un entendimiento más claro y una mayor percepción de la realidad.

La dieta macrobiotica

La dieta macrobiótica principios de la alimentación

La dieta macrobiótica – La dieta básicamente se distribuye en diez etapas progresivamente restrictivas, yendo desde la primera, en la que se permite una pequeña cantidad de proteína animal, hasta la última etapa, en la que sólo se ingiere arroz integral y agua.

De esta última etapa es sobre la que se desaconseja su seguimiento, a no ser que sea a corto plazo y siempre bajo control de un profesional experimentado.

La dieta macrobiótica alimentos recomendados

La dieta macrobiótica – Los alimentos recomendados y permitidos están basados en el principio del ying y el yang, según el cual todo está equilibrado por la presencia de dos fuerzas opuestas y complementarias.

Distribución de los alimentos en la dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica – Según este principio, la distribución de la alimentación es la siguiente:

Los cereales enteros constituyen el 50-60% de cada comida. Hasta ahí bien, puesto que la recomendación coincide con la dieta mediterránea y hace hincapié en el consumo de cereales integrales como el arroz integral, trigo entero, mijo, cebada y centeno, en perjuicio de los refinados.

Sopa, de una a dos tazas al día, fundamentalmente de mijo o de soja.

La dieta macrobiótica – La verdura constituye de un 25 a un 30% de la ingesta diaria de alimentos. Se puede consumir cruda o cocinada.

Las leguminosas constituyen un 10% de la dieta. Por ahí también vamos bien, puesto que su consumo en los países occidentales cada vez es más pobre.

La dieta macrobiótica – Permite una pequeña cantidad de pescado por semana. La carne, derivados, huevos y productos lácteos deben ser eliminados. Esto recuerda a la alimentación típicamente vegana.

La dieta macrobiótica el consumo de frutas y verduras

Se recomienda el consumo de fruta local como las manzanas, peras y melocotones. Eso sí, hay que evitar el consumo de la fruta tropical como el mango, la piña y la papaya.

La dieta macrobiótica – Los postres se deben tomar con mucha moderación, evitando los dulces, el azúcar, la miel y el chocolate. Es cierto que se debe reducir la ingesta de azúcares simples, pero no eliminarlos, puesto que está demostrado que su consumo moderado es necesario para el funcionamiento de músculos como el cerebro.

La dieta macrobiótica beneficios

El consumo de cereales integrales, legumbres y verduras, se convierte en una dieta baja en grasas y rica en fibra, por lo que es un ejemplo a seguir en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades crónicas entre las que se incluyen la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, muy relacionadas con los malos hábitos alimenticios.

Enlace – Errores que impiden bajar de peso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *