Dieta para el Hígado Graso

Dieta para el Hígado Graso – El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado.

Dieta para el Hígado Graso – Los síntomas que produce suelen ser fatiga crónica, malestar general, dolor en la parte superior derecha del abdomen y sensación de pesadez después de las comidas aunque hay muchos pacientes sin ningún síntoma.

Dieta para el Higado Graso

Dieta para el Hígado Graso y el control del peso

Dieta para el Hígado Graso – Se deben de evitar las bajadas y subidas rápidas de peso, así como no tomar leche de vaca, resultan más beneficiosos las leches vegetales, yogur y kéfir-, quesos curados, alimentos grasos de origen animal y alcohol. Reducir los dulces y endulzar con stevia o agave e incluir en la dieta proteínas vegetales.

Dieta para el Hígado Graso incluir antioxidantes

Dieta para el Hígado Graso – Se debe incluir en la dieta alimentos antioxidantes -ricos en vitamina A, C, E y selenio, para evitar una degeneración celular, alimentos ricos en fibra -cereales integrales y vegetales-, que absorbe menos grasas, pescado azul, semillas, legumbres y frutos secos, estos últimos ocasionalmente, que ayudan a luchar contra el colesterol y tomar siempre que se pueda limón, ya que es un gran aliado en casos de hígado graso.

Dieta para el Hígado Graso y el ejercicio

Dieta para el Hígado Graso – Realizar ejercicio físico diario, no abusar de los medicamentos y dedicar unos momentos a relajarse, son importantes durante la enfermedad; son beneficiosas infusiones de cardo mariano, alcachofera o diente de león, tomadas dos o tres veces al día.

Dieta para el Hígado Graso y el riesgo

La presencia de hígado graso suele ser considerada como una enfermedad que regresa a la normalidad cuando es tratada adecuadamente. Sin embargo existe un grupo de riesgo que es el que presenta esteatohepatitis. En este tipo de pacientes el riesgo cardiovascular es elevado y el desarrollo de enfermedad hepática progresiva (fibrosis y cirrosis) si bien es menor, es posible.

Dieta para el Hígado Graso y prevenir el colesterol

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *