Desayuna mas y cena menos si quieres perder peso

Antes de iniciar el día lo que mas recomiendan los expertos es desayunar muy bien, este nos ayuda a iniciarlo con energía y vitalidad, la mayor parte de las calorías las vamos a quemar durante la mañana. Lo contrario ocurre con la cena, después de esta viene un periodo de baja actividad y el organismo apenas consume esas calorias.

De ahí la importancia de desayunar bien y cenar con cuidado si queremos perder peso. Un desayuno escaso va a hacer que al poco tiempo sintamos mucho apetito y en la siguiente comida podamos cometer un exceso calórico. Y una cena copiosa va a propiciar que almacenemos en forma de grasa los nutrientes que sobran.

En dietas de adelgazamiento no hace falta reducir el desayuno a un té y una pieza de fruta, con eso es imposible que trabajemos toda la mañana, a no ser que antes de la comida principal a mediodía comamos algo ligero.

Al igual, debemos de restringir las calorías de la cena, que es donde nos solemos pasar más, quizás porque es la última comida del día y la hacemos sin prisa y con mucha hambre atrasada de toda la jornada. Pero no caigamos en el error de suprimir la cena, es una comida más que nos ayuda a obtener nutrientes y balancear la dieta.

Recuerda que perder peso es cuestión de tener un balance energético negativo: gastar más de lo que ingerimos. El desayuno y la cena son dos comidas claves que nos aydan bastante, pero no lo van a hacer todo. Es imprescindible complementar con un programa de ejercicio físico.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *