Como mantener el peso después de adelgazar

Una vez hemos logrado obtener el peso ideal, lo más importante es mantenerlo, para lograrlo se debe mantener una dieta baja en grasas y alejar de nuestra vista los alimentos dulces, en lo posible y sin exagerar. Esto no quiere decir que le cerremos la boca a ciertas cosas, no hay necesidad de exagerarnos. Simplemente debemos seguir cosas muy simples, consumir menos de dos onzas de grasa al día, y no ingerir muchas comidas dulces.

No te afanes en perder peso. Lo primero y más importante es que debes aprender acerca de la comida y entender todas sus características para poder acostumbrarte a una dieta baja en grasas. También debes aprender a cocinar de nuevo y elegir alimentos saludables si comes en restaurantes.

Para que tu dieta sea baja en grasa siga estos pasos.

• Si un producto contiene poca grasa (menos del 1 al 5 por ciento) y no es demasiado dulce, entonces puedes consumirlo con frecuencia. Alimentos de este tipo bajos en grasa son: carnes magras, pescado, queso cottage, productos lácteos, pan, pastas, cereales, vegetales y papas.

• Algunos productos contienen mucha grasa. Su consumo agregará mucha grasa a tu cuerpo y eventualmente te hará subir de peso. Productos altos en grasa son: Todos los tipos de aceites, carnes grasas, productos lácteos enteros, pasteles, chocolates y helados.

• Un vaso de yogurt entero contiene la misma cantidad de grasa que un quinto de barra de chocolate. Esto no quiere decir que debas comer mucho yogurt y dejar de comprar chocolate.

• Intenta cocinar siempre cuidando de mantener baja la cantidad de grasa. Aumenta la cantidad de vegetales hervidos o a la plancha y disminuye los fritos.

• Puede freír en sartenes planchas de teflón. También hornear en papel aluminio. Ambos métodos reducen el contenido de grasa al cocinar.

• Puedes hacer sopas de carne baja en grasa sin huesos. El contenido de grasa de la sopa se puede reducir de manera dramática si la dejas en un lugar frío y luego remueves la grasa que se acumula en la superficie.

• Elige productos bajos en grasa, como queso sin grasa, mayonesa ligera, leche descremada, etc.

• Procura comer despacio. Te sentirás saciada en menos tiempo que si comes rápido. Además, comer despacio ayuda a controlar la cantidad de comida que pones en tu cuerpo. Un buen truco que ayuda a comer despacio es llenar un plato grande con diferentes tipos de comida en pequeñas porciones, un poco de carne, ensaladas y pescado. De esta manera comerás lentamente porque cada vez probarás un nuevo tipo de comida.

Puedes consumir pequeñas colaciones entre comidas. Bebe un vaso de agua tibia o té unos 10 a 15 minutos antes del almuerzo o la cena. Puedes comer una porción de yogurt descremado con frutas o cereales, pero en porciones pequeñas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *