Alimentos contaminados y alterados

Alimentos contaminados y alterados – Para determinar si un alimento es apto para consumirlo, su aspecto y las propiedades sensoriales no son de confianza para determinar su seguridad ya que este puede presentar contaminación o puede estar alterado. Alimentos contaminados y alterados, el aspecto, el olor y el sabor eran grandes indicativos del momento en el cual un alimento se podía consumir. Investigaciones y experiencia han demostrado que los alimentos nos pueden engañar.

Alimentos contaminados y alterados

Alimentos contaminados y alterados los sabores

Alimentos contaminados y alterados – Algunos sabores, como el amargo intenso, se han asociado a productos inadecuados o venenosos. Pero el hecho de que la mayoría de los venenos tengan un sabor amargo no implica que este tipo de alimentos sean venenosos.

Alimentos contaminados y alterados sabores y aspectos

Si un alimento, tiene mal sabor o un aspecto deteriorado respecto al patrón que se tiene de él, es motivo de rechazo. Un producto alterado se rechaza, de la misma manera que se acepta otro con olor y aspecto agradables.

Alimentos contaminados y alterados Infección silenciosa

Alimentos contaminados y alterados – En el caso de la contaminación microbiológica, los microbios (patógenos) causantes de enfermedades no suelen alterar el alimento. Son capaces de multiplicarse hasta alcanzar dosis altas de infección o desarrollar niveles elevados de toxinas sin provocar cambios relevantes de olor, sabor o apariencia.

Alimentos contaminados y alterados – Con un producto alterado la precaución debe ser mayor porque pone de manifiesto un potencial peligro y, por tanto, la capacidad de transmitir una enfermedad de origen alimentario, aunque la ventaja es que antes ya se ha rechazado su consumo.

Pero un alimento no alterado y de apariencia normal también puede transmitir la enfermedad si se dan las circunstancias propicias, una consideración que indica que sólo el aspecto, la textura, el olor o el sabor no son aptos por completo.

Alimentos contaminados y alterados – Es posible que un alimento alterado no esté contaminado y no sea nocivo, como una galleta enranciada cuya grasa se ha alterado por oxidación al almacenarse al aire, pero su consumo no supone un riesgo para la salud.

Alimentos contaminados y alterados – En ocasiones, se buscan los cambios de forma deliberada y no se considera alteración sino transformación alimentaria, como cuando se fermenta la leche para obtener yogur. Un alimento contaminado no tiene por qué estar alterado. Esto sucede en el caso de una mayonesa con salmonella, que tendrá un aspecto, olor y sabor considerados normales.

Enlace:  Alimentos contaminados y alterados

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *